El libro recomendado por guitarmonia.es

Tono

La música está compuesta por sonidos que pueden organizarse según tres elementos principales:melodía, ritmo y armonía. Estos elementos pasan de un músico a otro a través de la notación musical, que permite a un lector reproducir de modo preciso cualquier sonido musical gracias a un conjunto de símbolos que representan el tono de la nota (valor relativo en altura) y su ritmo (valor en el tiempo).

El sistema para representar el tono se basa en asignar un nombre diferente a cada nota. Estos nombres corresponden a las siete primeras letras del alfabeto (A,B,C, D, E, F, y G) y juntas son denominadas como el Alfabeto Musical. A pesar del gran número de notas que pueden ser generadas por un instrumento musical, sólo son necesarios siete nombres porque la octava nota tiene el mismo sonido que la primera. La octava el la última nota del primer conjunto de notas así como la primera del segundo.

El alfabeto musical

Para tener una consistente referencia de medida de tono, las notas se colocan en una red de cinco líneas y cuatro espacios llamada pentagrama.  Las líneas y los espacios se numeran de abajo hacia arriba. Cuanto más alto es el tono, más arriba se coloca la nota sobre el pentagrama.

El pentagrama

Debido a los diferentes rangos tonales que son capaces de reproducir diferentes instrumentos, el pentagrama puede representar estos diferentes rangos mediante el signo llamado clave. Las dos claves más usuales son la clave de Sol (G), para representar tonos más altos (por ejemplo, la guitarra y la mano derecha del teclado), y la clave de Fa (F), que designa tonos más bajos (por ejemplo el bajo y la mano izquierda del teclado). Estos símbolos, universalmente conocidos, son colocados cuidadosamente sobre el pentagrama para llamar la atención sobre notas específicas.

La clave de Sol gira en espiral alrededor de la línea sobre la que se sitúa la nota Sol (G).

Clave de Sol

La clave de Fa (F), tiene un punto a cada lado de la línea sobre la qeu se sitúa la nota F.

Clave de FaDado que el teclado utiliza ambas claves, se sitúan una sobre la otra y quedan unidas por una llave. De esta forma, los tonos altos y bajos se leen y se tocan juntos. La nota que se encuentra entre las dos claves se llama C (Do) medio; ya que no pertenece a ninguna de las dos claves se representa atravesado por una línea propia.

Si un tono se sitúa más allá del rango de las dos claves, se dibujan unas líneas adicionales (como la utilizada en el C medio) que atraviesan el punto de la nota. Estas notas adicionales funcionan igual que las del pentagrama, pudiéndose colocar también notas en los espacios entre ellas. De nuevo se requiere memorizarlas, nombrando las líneas y espacios alfabéticamente a partir del pentagrama.

Clave de Sol y de FaTonalidad

La tonalidad de las notas que forman el sistema musical occidental se representa con las palabras: Do, Re, Mi, Fa, Sol, La, Si. En los países de habla inglesa, se emplean letras del alfabeto: C, D, E, F, G, A, B.  La C corresponde al Do. Existen razones históricas para que este alfabeto musical no empiece por la A (que corresponde a la nota La), sino por la C.

Para definir la tonalidad de cada nota, desde las más bajas a las más altas, el sistema de nombres se repite. Después del Si viene otro Do. La distancia o “intervalo” entre una nota y la siguiente del mismo nombre (por arriba o por abajo) se llama octava.

Dos notas separadas por una octava suenan igual pero tienen tonalidades diferentes; una está en un “registro” más alto que la otra. Este es un fenómeno natural, basado en que las frecuencias de ambas están en una proporción de 2:1.

El teclado de un piano es la referencia visual más inmediata del sistema musical occidental. Las siete notas que hemos descrito están representadas por las teclas blancas. Empezando por un Do y tocando las ocho teclas blancas que componen una octava se habrá tocado la escala diatónica de Do mayor.

Sin embargo en el espacio de esta octava hay también cinco teclas negras. Se nombra en relación con la nota blanca más próxima. Así la nota de la tecla negra situada entre el Do y el Re, se llama Do sostenido (es decir “alto”) o Re bemol (es decir “bajo”). Estas notas que pueden recibir dos nombres se llaman notas enarmónicas y el contexto en el que se usan es lo que determina qué nombre es el apropiado. A menos que la armadura de clave especifique otra cosa, la regla general es llamarla sostenido cuando se sube y bemol cuando se baja.

El intervalo entre la nota de una tecla blanca y la de la tecla negra siguiente es un semitono. Dos semitonos son igual a un tono. Si miramos un teclado, se verá que entre el Si y el Do y el Mi y Fa no hay tecla negra. Esto se debe a que la octava de siete notas no está realmente dividida en intervalos iguales. De Si a Do y de Mi a Fa hay semitonos, no tonos enteros.

Empezando por el Do y contando el intervalo hasta el Do sostenido como primer semitono, hay un total de doce semitonos iguales en una octava. Tocando todos los semitonos de una octava (las teclas blancas y las negras) se construye la escala cromática, que forma la base de la música occidental.

Tonalidad relativa

En música, dentro del sistema tonal, las tonalidades relativas son aquellas tonalidades mayores y menores que comparten la misma armadura de clave, es decir, las mismas alteraciones.[1] La distancia que separa las tónicas de ambas tonalidades, desde la relativa menor a la relativa mayor, es de tercera menor.

Por ejemplo, Sol mayor y Mi menor tienen un solo sostenido en su armadura, por tanto cada una de ellas es la tonalidad relativa de la otra.

Una lista completa de parejas relativas menor/mayor es:

Armadura Tonalidad mayor Tonalidad menor
Sib, Mib, Lab, Reb, Solb, Dob, Fab Do bemol mayor La bemol menor
Sib, Mib, Lab, Reb, Solb, Dob Sol bemol mayor Mi bemol menor
Sib, Mib, Lab, Reb, Solb Re bemol mayor Si bemol menor
Sib, Mib, Lab, Reb La bemol mayor Fa menor
Sib, Mib, Lab Mi bemol mayor Do menor
Sib, Mib Si bemol mayor Sol menor
Sib Fa mayor Re menor
Do mayor La menor
Fa# Sol mayor Mi menor
Fa#, Do# Re mayor Si menor
Fa#, Do#, Sol# La mayor Fa sostenido menor
Fa#, Do#, Sol#, Re# Mi mayor Do sostenido menor
Fa#, Do#, Sol#, Re#, La# Si mayor Sol sostenido menor
Fa#, Do#, Sol#, Re#, La#, Mi# Fa sostenido mayor Re sostenido menor
Fa#, Do#, Sol#, Re#, La#, Mi#, Si# Do sostenido mayor La sostenido menor

La tónica de la tonalidad relativa menor se encuentra una tercera menor por debajo de la tónica de su tonalidad relativa mayor, pero la armadura de ambas es la misma.

Tonalidad paralela (u homónima)

En música, la tonalidad paralela menor o tónica menor (también denominada homónima menor) de una particular tonalidad mayor es la tonalidad menor con la misma tónica; similarmente la homónima mayor de una tonalidad menor tiene la misma tónica. Por ejemplo, Sol mayor y Sol menor tienen diferentes modos pero la misma tónica, Sol; por lo que podemos decir que Sol menor es la paralela menor de Sol mayor (y que Sol mayor es la paralela mayor de Sol menor).

Al oído, el cambio de una tonalidad mayor a su homónima menor suena como un muy simplista “entristecimiento” del modo. Suena muy similar al cambio a su relativa menor.

  • Para encontrar la armadura de la paralela menor de una tonalidad del modo mayor agregar 3 bemoles a la armadura.

Por ejemplo, Fa mayor tiene 1 bemol (si). Agregando 3 bemoles obtendríamos 4 bemoles, lo que significa que Fa menor tiene 4 bemoles en su armadura (si, mi, la y re).

Si mayor tiene 5 sostenidos (fa, do, sol, re y la). Para encontrar Si menor, agregamos 3 bemoles. Dado que los bemoles eliminan los sostenidos, quedará una armadura con sólo 2 sostenidos (fa y do).

  • Para encontrar la armadura de la paralela mayor de una tonalidad del modo menor agregar 3 sostenidos.

Mi menor a Mi mayor: Mi menor tiene 1 sostenido (fa). Agrega 3 para tener 4 sostenidos (fa, do, sol y re).

Fa menor a Fa mayor: Fa menor tiene 4 bemoles (si, mi, la y re). Agregar 3 sostenidos para quedar con 1 bemol (si).


El libro recomendado por guitarmonia.es