El libro recomendado por guitarmonia.es

Medida: ritmo y aire

Medida

Medida, en música, es la capacidad de tocar una pieza de música sin acelerarla ni retardarla.

También implica la capacidad de mantener un ritmo y acentuar ciertas notas (o silencios) precisamente en el mismo momento que los demás músicos de la banda.

El conocimiento de la escritura rítmica es fundamental para saber cómo se toca una pieza escrita en partitura, o para escribir canciones, progresiones o arreglos propios.

La mejor manera de desarrollar la medida, cuando se toca solo, es con un metrónomo o caja de ritmos, que permiten darse cuenta de cuándo se pierde la medida y proporcionan un ritmo estable.

La medida se divide en dos componentes: aire y ritmo.

Ritmo

Es el modo en que se toca un aire, lo que determina qué notas van acentuadas y cuáles no. El ritmo es, por lo tanto, lo que produce el “sentimiento” de la música.

Si no se ha especificado un cierto número de golpes por minuto (como puede hacerse con un metrónomo) el director o el percusionista tienen la responsabilidad de establecer el aire correcto.

Escritura del ritmo

Existe un método abreviado típico para indicar el ritmo de una serie de acordes o notas para indicar su tonalidad.

Suele emplearse con progresiones de acordes, y representa un compromiso entre un simple “cifrado de acordes” , que sólo da una información limitada acerca del ritmo y la notación musical completa, que contiene toda la información necesaria, pero es mucho más complicada.

Los cifrados de ritmo varían como todas las formas de escritura abreviada, y se pueden encontrar ritmos algo diferentes aunque el principio básico es siempre el mismo. En todos los cifrados de ritmo se indica el compás con números y rayas verticales. Los nombres de los acordes se escriben dentro, encima o debajo del pentagrama. El ritmo preciso con que se deben tocar va indicado por las rayas y corchetes de los símbolos de las notas.

Las dos únicas notas que no se pueden representar con este cifrado rítmico son la redonda y la blanca, ya que sus símbolos se necesitan para indicar el valor de tiempo. Esto se resuelve utilizando las vírgulas o trazos verticales de las negras y uniendo todos los que sean necesarios con ligaduras.

Los cifrados de ritmo siguen la regla básica de toda escritura musical: cada compás debe contener el número correcto de partes indicado al principio del pentagrama. Estas partes pueden consistir en cualquier combinación de notas y silencios.

Aire

El aire es la velocidad de una pieza musical, medida en golpes por minuto. Esto significa que una pieza se puede acelerar o hacer más lenta cambiando el aire, es decir, tocando más o menos golpes por minuto.


El libro recomendado por guitarmonia.es