El libro recomendado por guitarmonia.es

Armónico

ArmónicosLos armónicos son una parte importante de toda nota. Cada vez que se pulsa una cuerda de la guitarra, empieza a vibrar según un patrón complicado, y el sonido que produce se compone de varios elementos.

El componente básico del sonido es la fundamental, que es el elemento que más fuerte se oye, y que identificamos con la tonalidad de la nota. Es el sonido producido cuando la cuerda vibra en una sola onda en toda su longitud. Al mismo tiempo, la cuerda produce una serie de armónicos o parciales superiores, que son tonos con frecuencias múltiplos de la frecuencia de la fundamental, y que se generan por que la cuerda también vibra simultáneamente en ondas más cortas.

Comienzan una octava por encima de la fundamental, y aumentan de tonalidad en intervalos concretos: la quinta, la siguiente octava, la siguiente tercera, y así sucesivamente.

Todos los instrumentos musicales producen notas que constan de una fundamental y una serie de armónicos. En conjunto, estos componentes de la nota se llaman la serie armónica, y en este contexto a la fundamental se le llama primer armónico. El equilibrio o fusión de la nota fundamental y los armónicos determina el “tono” del instrumento.  En efecto, la serie armónica constituye una especie de “identificación sonora”. Por eso se dice que no hay dos guitarras iguales, por muy similares que sean, que tengan exactamente el mismo tono, porque no producen exactamente el mismo equilibrio de armónicos.

Armónicos artificiales

Existen varias técnicas especiales de guitarra que permiten hacer sonar un armónico concreto, silenciado al mismo tiempo la fundamental y los demás armónicos. A esto se le llama tocar armónicos artificiales.

Poniendo el dedo sobre una cuerda en el 12º traste, se la divide en dos longitudes iguales. Si en ese momento se pulsa la cuerda, se crea un armónico artificial, una octava por encima de la cuerda al aire. En el contexto de los armónicos artificiales, se le llama primer armónico a esta octava nota, y no a la fundamental.

Lo que sucede es lo siguiente: al poner el dedo en la cuerda se crea un nodo o punto nodal donde la cuerda no vibra. Esto altera el patrón de vibración que la cuerda tendría al aire, y se impide que suene la fundamental y los otros armónicos. A cada lado del nodo, las dos mitades de la cuerda vibran encontraste de fase y producen el armónico artificial. Los puntos en donde más vibra la cuerda se llaman anti-nodos.

Si se divide en tres la longitud de la cuerda (exactamente en el 7º o 19º trastes), la frecuencia del armónico será tres veces mayor: una octava y una quinta  por encima de la cuerda al aire.

En teoría es posible seguir produciendo armónicos cada vez más altos. En la práctica llega un momento en que no se oyen.

Armónicos  en la guitarra

  • La fundamental (cuerda al aire):en el sonido están la fundamental y todos los armónicos, pero la fundamental es predominante.
  • 5º armónico (traste 3 ⅓):la cuerda vibra en seis longitudes iguales, dando un armónico artificial dos octavas y una quinta por encima de la cuerda al aire.
  • 4º armónico (traste 4):La cuerda vibra en cinco longitudes iguales, dando un armónico artificial dos octavas y una tercera mayor por encima de la cuerda al aire.
  • 3er armónico (traste 5):la cuerda vibra en cuatro longitudes iguales, dando un armónico artificial dos octavas por encima de la cuerda al aire.
  • 2º armónico (traste 7):la cuerda vibra en tres longitudes iguales, dando un armónico artificial una octava y una quinta por encima de la cuerda al aire.
  • 4º armónico (traste 9):la cuerda vibra en cinco longitudes iguales, dando un armónico artificial dos octavas y una quinta por encima de la cuerda al aire.
  • 1er armónico (traste 12):la cuerda vibra en dos longitudes iguales, dando un armónico artificial una octava por encima de la cuerda al aire.
  • 4º armónico (traste 16):la cuerda vibra en cinco longitudes iguales, dando un armónico artificial dos octavas y una tercera mayor por encima de la cuerda al aire.
  • 2º armónico (traste 19):La cuerda vibra en tres longitudes iguales, dando un armónico artificial una octava y una quinta por encima de la cuerda al aire.

Cómo tocar armónicos en las cuerdas al aire

El primero, segundo y tercer armónicos artificiales son los más fáciles de tocar.

Con la práctica se pueden tocar más. La técnica de la mano derecha es la normal, pulsando las cuerdas como siempre. La clave está en la mano izquierda, cuya técnica se diferencia del trasteo normal en dos aspectos: primero, sólo se debe tocar la cuerda con el dedo, sin pisar hasta el traste. Segundo, hay que colocar el dedo directamente sobre el traste en cuestión, no un poco detrás como cuando se pisa normalmente. La única excepción es el 5º armónico, que se toca entre los trastes 3º y  4º.

Cómo tocar armónicos en cuerdas pisadas

Existe una técnica para tocar armónicos en la que se emplean los dedos de la mano derecha, tanto para tocar como para pulsar la cuerda. Se toca el nodo de la cuerda con el dedo índice de la mano derecha y  luego se pulsa la cuerda con el meñique (o con una púa de dedo). La gran ventaja de esta técnica es que se pueden tocar armónicos no sólo en las cuerdas al aire, ya que la mano izquierda queda libre para pisar cualquier nota. Si se pone el dedo índice de la mano derecha ligeramente sobre la cuerda, exactamente a mitad de camino entre el puente y el traste donde está pisada la cuerda, se obtendrá el armónico de octava de la nota pisada.

Con este método se puede tocar una melodía o una sucesión de acordes totalmente en armónicos.

Una técnica alternativa, muy empleada por guitarristas de rock y de blues, es “pellizcar” los armónicos entre el pulgar de la mano derecha y la púa. La púa se sujeta de modo que apenas sobresalga del pulgar, y luego se pulsa la cuerda simultáneamente con la púa y el pulgar. El efecto de la púa pulsando la cuerda y el pulgar amortiguándola (en el sitio correcto)  produce un dinámico efecto armónico. Este sistema da mejores resultados en notas altas pisadas.


El libro recomendado por guitarmonia.es