El libro recomendado por guitarmonia.es

Las cuerdas de los instrumentos de música

Cuerdas de guitarraEl sonido que emiten los instrumentos de cuerda viene originado por la vibración de sus cuerdas a unas frecuencias determinadas. De todas las frecuencias de vibración, la fundamental es la más grave y la que más suena, y viene determinada por la longitud, densidad, la humedad, la presión, tensión de la cuerda y por la temperatura. A esta frecuencia se le llama la “altura de la cuerda.

Las cuerdas están formadas por materiales flexibles, sometidas a una tensión determinada para que pueda vibrar de una manera libre para que pueda originar una onda acústica.

Materiales utilizados

Los materiales utilizados para fabricar estas cuerdas van desde metales como acero, cobre, plata y oro, hasta tripas de animales, pasando por materiales sintéticos como la fibra de carbono o el nailon.

Algunas cuerdas tienen el núcleo de nailon o seda y luego un envoltorio  de ese núcleo a base de algún metal de los citados anteriormente, enrollado en forma de espiral. Este revestimiento metálico tiene como función darle cierta homogeneidad y peso a la cuerda durante la vibración para que alcance la sonoridad deseada, manteniéndola flexible y delgada para poder tocar.

El material más usado en el núcleo es el acero, seguido por otros como : seda, tripas de origen animal, nailon, etc. Algunas cuerdas se suelen chapar en oro o plata, que si bien son materiales más caros, tienen la ventaja de que mejoran el timbre del sonido, son más resistentes a la corrosión y son materiales hipoalergénicos.

Las tripas de toro y oveja se utilizaban antiguamente para fabricar cuerdas de instrumentos musicales, pero al tratarse de materiales muy sensibles a cambios de temperatura y humedad, los instrumentos se desafinaban con mucha facilidad. Otro inconveniente de las cuerdas fabricadas con tripas es que se rompen con mucha facilidad. Debido a estas razones, poco a poco se optó por empezar a utilizar otros materiales: metales y otros de tipo sintéticos. La gran ventaja de las cuerdas de tripa es la calidez del sonido que emiten y son las preferidas  de algunos intérpretes, aunque ya únicamente se utilizan en instrumentos de cuerda antiguos como la vihuela, la tiorba, el clave,…Las cuerdas de tripa que aún se utilizan suelen reforzarse con hilos metálicos.

El nailon es un material muy utilizado en el núcleo de cuerdas, ya que permite ser fabricado y manufacturado a gran escala.

Hay intérpretes de jazz que prefieren las cuerdas con núcleo de acero ya que el coste es más bajo, la respuesta es más rápida y la afinación es más estable. Los intérpretes clásicos suelen decantarse por los núcleos sintéticos por su riqueza en armónicos.

El recubrimiento más utilizado es el aluminio para instrumentos de arco, y el broce para guitarra y piano. También se utilizan níquel, cobre, plata, oro y wolframio. El recubrimiento de las cuerdas, comúnmente llamado “entorchado”, puede ser sobre cable redondo o clave plano. Los bajos sin trastes suelen utilizar el entorchado sobre cable plano.

Entremedias del entorchado sobre cable redondo y sobre cable plano existe  un material llamado “ground round” que permite un acabado ovalado.

Las cuerdas que utilizan el latón o el bronce para el entorchado, se corroen más fácilmente por la humedad y el sudor de los dedos del intérprete. Como consecuencia de ello, las cuerdas perderán su brillo original a lo largo del tiempo. Es por esto que los fabricantes de cuerdas aplican un baño de metal o polímero para evitar la corrosión.

Hay cuerdas de instrumentos que llevan un revestimiento de seda a modo de protección, para evitar el deterioro al ir apoyada sobre madera. En algunos casos a este revestimiento se le suele dar alguna tonalidad de color que identifica el tipo de cuerda, su altura o el material del que está hecha.

La mayoría de las cuerdas se construyen con una tope en uno de los extremos para facilitar la sujeción al instrumento.

Medidas

El sonido que emitirá una cuerda sometida a vibración dependerá de una manera muy directa de su peso, y por lo tanto de su diámetro y densidad. Esas son las medidas que hay que tener en cuenta a la hora de fabricar una cuerda.

Cuanto mayor es una cuerda, mayor es su peso y por lo tanto habrá que ejercer una mayor fuerza para  hacerla vibrar; esta vibración será más lenta y el sonido que emitirá será más grave.

Para conseguir el mismo tono en una cuerda más pesada, se requiere una mayor tensión y será más costoso “pisar” con los dedos al tocar.

Cuando a un instrumento musical de trastes se le ponen cuerdas de diferente medida, es posible que tengamos que ajustar la altura de la cuerda con respecto a los trastes, para que sea más sencillo tocar y evitar el típico cerdeo (sonido áspero). Este ajuste sobre la altura de las cuerdas, denominado “acción”, también puede hacerse sobre instrumentos de cuerda sin trastes, para conseguir los resultados de tono y ejecución deseados.

Los juegos de cuerdas suelen venir con las cuerdas ya ajustadas para la tensión que van a soportar dependiendo del instrumento donde se van a utilizar. Se suelen referenciar por el diámetro de la primera cuerda y en algunos casos también por  los diámetros de la primera y la última.

Cuerda de guitarra ampliada con microscopio
Cuerda ampliada en un microscopio

En este post tenéis un vídeo de cómo se fabrican las cuerdas de guitarra.

Esta entrada está incluida en Elementos para guitarra y fue creada por Hendrix.


El libro recomendado por guitarmonia.es

Los comentarios están cerrados.