El libro recomendado por guitarmonia.es

Cómo influye la música en nuestras vidas

Lucía Gonzalo Martín - La fan más joven de guitarmonia
Lucía Gonzalo Martín – La fan más joven de guitarmonia

“Never too small to Rock” (Nunca se es demasiado joven para el Rock); eso es lo que lleva escrito Lucía en su pijama. Completamente de acuerdo. Si dijera que la música influye en nosotros desde que nacemos hasta que morimos, mentiría. Lo correcto sería decir que la música influye en nosotros desde antes de nacer hasta después de morir. ¿Después de morir? Sí, después de morir. Cuando la gente se junta para celebrar algo nunca falta la música: en un bautizo, una boda, la misa de un fallecimiento,…Incluso hay gente que deja dicho a sus familiares, como última voluntad, qué canción debe sonar en su funeral.

La influencia de la música en las personas a lo largo de su existencia podría ser esta:

Influencias de la música antes de nacer

Que la música produce efectos positivos en los bebés cuando aún están en el vientre de su madre, está más que demostrado. No hay que olvidar que en esa etapa el oído es el único sentido que nos vincula directamente con el mundo exterior. Cualquier mujer embarazada nos podría asegurar que el bebé reacciona a estímulos sonoros. A muchas futuras madres se les aconseja que durante el embarazo coloquen unos auriculares en su tripa para que el niño escuche música. Aunque no lo hicieran, el no nato no estaría privado de escuchar música, ya que acompaña a su madre durante los meses de gestación por centros comerciales, cafeterías…, donde la música siempre está presente. Pero ¿qué tipo de música debemos de ponerle en los auriculares a nuestro futuro hijo? Aquí hay división de opiniones; los hay que dicen que tiene que ser música clásica. Incluso hay un efecto denominado “efecto Mozart”, provocado cuando escuchamos música de este compositor. Otros estudios mantienen que cualquier tipo de música es válida para tal práctica, siempre que se respeten ciertas normas:

    • El volumen de la música debe de ser moderado. Hay que tener en cuenta que el bebé está envuelto en líquido amniótico y esto hace que haya un efecto amplificador que podría provocar un desequilibrio ambiental.
    • No elegir canciones con un alto número de sonidos disonantes. Tampoco es necesario que esté exenta de ellos; lo ideal sería ponerles música con patrones consonantes y que de vez en cuando introdujera pequeñas variaciones para que el bebé note esos cambios.

Se desconoce si esta práctica afecta de una manera directa a la inteligencia, la creatividad y el desarrollo, pero sí sabemos que, a través de la música, el bebé experimenta emociones, razón más que suficiente para ponerla en marcha.

Influencias de la música después de nacer

El niño comienza su largo paseo de convivencia con la música justo después de su nacimiento. Para dormirnos nos cantan nanas, la mayoría de los juguetes que nos regalan incluyen melodías, etc. De niños la música sigue influyendo en nosotros de muchas maneras:

    • Los padres comienzan a hablar a sus hijos poniéndole cierta musicalidad a las frases. Cuando el niño responde, crea una especie de dúo afianzando la relación entre ambos
    • Crea vínculos afectivos entre el niño y quién le enseña una canción
    • Como elemento de expresión que es, ayuda a integrarnos y a comunicarnos
    • Al utilizar rimas sencillas y repeticiones, aporta su granito de arena en la alfabetización
    • Al cantar, utilizamos la expresión corporal y la mejoramos
    • Nos ayuda a encontrar el significado de palabras desconocidas
    • Potencia nuestro poder de atención y concentración
    • Es una formidable manera de comenzar el aprendizaje de otro idioma
    • Mejora nuestro sentido del ritmo y la coordinación de nuestros movimientos
    • Ayuda a potenciar nuestra memoria
    • Puede contribuir a mejorar la capacidad de razonamiento, síntesis y análisis
    • Aprendemos a detectar y distinguir timbres a partir de las diferentes fuentes de sonido
    • Nos ayuda a aprender cosas que nada tienen que ver con la música. Por ejemplo, todos recordamos la cantinela con la que nos aprendimos de memoria la tabla de multiplicar

Influencias de la música cuando nos hacemos mayores

Seguimos creciendo y la música sigue con nosotros. Algo que te ha hecho tanto bien cuando estabas en el seno de tu madre y cuando eras un niño ¿por qué abandonarlo? Al contrario, vamos a vivirlo más intensamente; vamos a conciertos a meternos una inyección de vatios en vena, muchos nos apuntamos a clases para aprender a tocar un instrumento de música, etc. En ambos casos, la música contribuye a nuestro desarrollo en un entorno social. Y es que la música tiene un don especial para acercar a las personas. Otro punto más para la música.

En definitiva, continuamos poniendo banda sonora a los momentos más importantes de nuestra vida. Escucharemos uno u otro tipo de música en función de nuestro estado de ánimo. Que nos gusta alguien, buscamos la música que nos recuerda a esa persona. Que le pedimos salir y nos dice que sí, nos buscamos una canción; nuestra canción. Que nos dice que no, pues nada, momento triste, a partir de ahí nos gusta el Blues. Por cierto, a mí me encanta el Blues, no sé por qué.

Y ya que he comentado antes lo de apuntarnos a clases para aprender a tocar un instrumento musical, me gustaría señalar alguna cosilla:

La educación se ve favorecida si existe una componente musical, pero eso no quiere decir que haya que aprender obligatoriamente a tocar un instrumento de música. ¿Por qué digo esto? Si tienes interés en aprender a tocar un instrumento ¡adelante! Que nadie te quite ese sueño. Si no te sientes llamado por ello, no dejes que nadie te obligue a hacerlo. Cuando una madre me dice que quiere apuntar a su hijo a clases de guitarra yo siempre intento dar respuesta a la misma pregunta: ¿es el hijo el que quiere aprender o es la madre la que quiere que su hijo aprenda?

¡Ah! se me olvidaba; a pesar de lo que muchos padres piensan, la batería también es un instrumento de música.

Escribiendo este post me ha venido a la mente algo que me dijo el primer profesor de guitarra que tuve: “Si todos tocáramos un instrumento de música, no habría tantas guerras en el mundo”. Me lo creo.

Y dicho esto, la señorita Lucía y yo nos marchamos con la música a otra parte.

Esta entrada está incluida en Educación musical y fue creada por Hendrix.


El libro recomendado por guitarmonia.es

Los comentarios están cerrados.