Transposición de Acordes

Transposición de Acordes

Nota: se ha utilizado la escala diatónica mayor (siete tonos o notas),  pero podría haberse hecho con la escala cromática (12 tonos o notas).

Transportar una pieza musical (una progresión de acordes y una melodía) significa tocarla en cualquier tono distinto a aquel en que se escribió o en el que la escuchó el guitarrista; a eso le llamamos transposición de acordes.

Se codifican los acordes que se quieran tocar con números romanos. Estos números describen la posición de un acorde (o una nota) en el contexto de su tono particular.

Los números no indican notas ni tonalidades concretas: simplemente expresan en términos teóricos una secuencia de sonidos. Esta secuencia de sonidos es la misma cualquiera que sea el tono en que se toca. Sólo varían las tonalidades concretas.

Para transportar hay que encontrar las notas o acordes correspondientes en el nuevo tono. Esto se hace “descodificando” los números romanos (volviendo a traducirlos a notas o acordes reales), usando el mismo tipo de escala en el nuevo tono.

El transporte no debe confundirse con la “modulación”, que implica cambiar deliberadamente a otro tono en el curso de una misma melodía o progresión de acordes.